Saltar al contenido

¿Cómo pedir portada en Twitch?

Spotify en Twitch

Es decir, Twitch comenzó a utilizar el mismo sistema que YouTube. Una persona que ha infringido las normas recibe una advertencia por primera vez. Si hay tres advertencias, su canal se bloquea permanentemente. El número de advertencias no se restablece con el tiempo.

Ahora se prohíbe a Twitch reproducir canciones de servicios de streaming de música como Spotify. Además, los streamers no podrán cantar en el karaoke canciones que no posean, así como hacer covers de las mismas, incluirlas en los DJ sets, interpretar números bajo la banda sonora, la presentación visual de la música o desmontar la tablatura.

La prohibición del uso de la música no sería un gran problema para los streamers si se permitiera a los músicos utilizar sus temas. No todo el mundo se beneficiará de ello, pero a algunos les vendrían bien las relaciones públicas adicionales. Artistas tan famosos como T-Pain y Drake se pusieron del lado de los streamers y se les permitió utilizar sus pistas en las emisiones de forma gratuita.

En este caso es como en YouTube: no utilices las canciones de otros sin un permiso especial. Los vídeos de los usuarios pasan por el correspondiente proceso de escaneo, y si la música ajena dura más de 15 segundos y el propietario del vídeo no tiene una licencia especial, el vídeo puede ser retirado del acceso público por completo sin posibilidad de recuperación y, tras varias infracciones de este tipo, el canal puede ser bloqueado permanentemente.

Canciones de Twitch

Twitch presenta hoy una nueva herramienta, Soundtrack by Twitch, que permitirá a los creadores añadir música con licencia en sus streams. La función, que ha estado en desarrollo durante el último año, tiene como objetivo no sólo facilitar la búsqueda de música con derechos autorizados, sino también resolver los problemas actuales a los que se enfrentan los creadores al tener sus archivos silenciados.

Twitch dice que esta línea dará a los creadores acceso a una gama de música, incluyendo artistas como Above & Beyond, mxmtoon, Porter Robinson, RAC, SwuM, y otros. En total, más de un millón de canciones estarán disponibles para su uso gratuito por parte de los creadores.

Algunos de los socios musicales de Twitch ya habían atendido a los creadores publicando su música de uso gratuito como listas de reproducción de Spotify, por ejemplo. Otros tenían acuerdos previos con Twitch, como el sello de música de baile Anjunabeats, que el año pasado autorizó 350 canciones para su uso en las transmisiones de Twitch. Soundcloud, por su parte, había lanzado más recientemente su propio canal en Twitch para ayudar a conectar con los espectadores interesados en descubrir nueva música. Algunos participantes anunciaron con antelación otros detalles sobre esta nueva integración en Twitch.

Juegos db

Pero tener acceso a las normas musicales de Twitch no es lo mismo que entenderlas. (Seamos sinceros, mucha gente ni siquiera las lee.) Y la única forma de protegerte a ti y a tu canal es saber qué está permitido y qué no.

Si has comprado canciones en iTunes o has pagado una suscripción a Spotify Premium, puedes pensar que has pagado por los derechos de esa música. No estás tratando de monetizar las canciones ni nada por el estilo, simplemente necesitas canciones para reproducirlas como música de fondo para tus livestreams.

«Ten en cuenta que la compra de música (como un CD o un mp3) o la suscripción a un servicio de streaming de música no suele conceder derechos para compartir la música en Twitch. Dicha compra o suscripción te otorga una licencia personal para acceder al contenido sólo para tu reproducción personal y privada.»

Una licencia de música significa que te has puesto en contacto con cada una de las personas de la lista (compositor, artista intérprete o ejecutante, sello discográfico, etc.) y has obtenido su permiso para utilizar la canción. Esa licencia suele tener un precio, así como un acuerdo sobre el uso de la canción y la frecuencia con la que tendrás que pagar los derechos.

La música de Twitch manda

Wes lleva más de 10 años cubriendo juegos y hardware, primero en sitios de tecnología como The Wirecutter y Tested antes de unirse al equipo de PC Gamer en 2014. Wes juega a un poco de todo, pero siempre aprovecha la oportunidad de cubrir la emulación y los juegos japoneses. Cuando no está optimizando y reoptimizando obsesivamente una maraña de cintas transportadoras en Satisfactory (realmente se está convirtiendo en un problema), probablemente esté jugando a un RPG de hace 20 años o a algún roguelike ASCII opaco. Centrado en la redacción y edición de reportajes, busca historias personales y profundas en los rincones de los juegos de PC y sus comunidades de nicho. 50% de pizza por volumen (plato hondo, para ser específicos).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad