Saltar al contenido

¿Qué pasa si mando a imprimir en RGB?

¿Qué pasa si mando a imprimir en RGB?

Precio de la impresora Rgb

A la hora de diseñar para imprimir, hay que tener en cuenta toda una serie de aspectos. Hay que pensar en el propio diseño, en el tipo de papel que se va a utilizar, en la mejor empresa de impresión para el trabajo (¡esperamos que nos tenga en cuenta!) y también en los costes asociados al proyecto. Por desgracia, hay otra cosa que hay que añadir a esa lista: los modos de color.

Si estás diseñando para la web, no tienes que preocuparte por los modos de color, ya que los colores se ven muy parecidos en todos los monitores de ordenador (todos son capaces de mostrar una gama de colores en el modo de color RGB). Sin embargo, es un error suponer que, cuando se diseña para imprimir, los colores que se ven en la pantalla al crear el diseño (ya sea una tarjeta de visita, un folleto, una pancarta, etc.) seguirán siendo fieles a la realidad cuando se imprima.

Como una de las principales empresas de impresión del Reino Unido, que tiene el privilegio de trabajar regularmente con muchos grandes clientes, sabemos lo importante que es conocer la diferencia entre los modos de color RGB y CMYK y también, cuándo debe/no debe utilizarlos. Como diseñador, si te equivocas al crear un diseño destinado a la impresión, lo más probable es que acabes con un cliente insatisfecho.

Impresora Rgb epson

Como diseñador gráfico, hacer cualquier cosa en color requiere estar al menos algo familiarizado con los dos modelos de color más comunes: RGB (rojo, verde, azul) y CMYK (cian, magenta, amarillo, negro). Fundamentalmente, el RGB es mejor para los sitios web y las comunicaciones digitales, mientras que el CMYK es mejor para los materiales impresos. La mayoría de los campos del diseño reconocen el RGB como los colores primarios, mientras que el CMYK es un modelo sustractivo del color. Entender la diferencia entre RGB y CMYK es una parte esencial del éxito del diseño gráfico. Esto es lo que debes saber.

No entender la diferencia fundamental entre RGB y CMYK puede conducir a materiales de marketing de impresión que no tienen los mismos colores que su maqueta digital. Son dos modelos de color muy diferentes con limitaciones en el uso de cada uno. Si se intenta imprimir un archivo en RGB, lo más probable es que se imprima un póster, un folleto o un panfleto con los colores equivocados. Esto puede ser un problema costoso y largo de arreglar. Entender la diferencia y saber cómo prevenir los problemas de color es la clave para el éxito del diseño gráfico y la impresión.

Cómo imprimir rgb en una impresora cmyk

Probablemente, en algún momento te has enfrentado al dolor de cabeza de que los colores no se vean tan brillantes en tu impresión o folleto como en la pantalla. Hay una respuesta sencilla a este dilema, y esperamos que esto te ayude a explicarla.

El proceso de color aditivo de RGB significa que produce colores y brillo que CMYK no puede reproducir. Por lo tanto, si has elegido un color que no está dentro de la gama que CMYK puede imprimir, lamentablemente, esto significa que saldrá mucho más apagado de lo que se ve en la pantalla.

El proceso de color aditivo de RGB significa que produce colores y brillos que CMYK no puede reproducir. Por lo tanto, si has elegido un color que no está dentro de la gama que CMYK puede imprimir, lamentablemente, esto significa que saldrá mucho más apagado de lo que se ve en la pantalla.

Hay una solución -aunque potencialmente costosa- para imprimir colores brillantes, y es utilizar colores Pantone. Los colores Pantone (también conocidos como colores planos) son tintas especialmente formuladas que tienen un color único. Suelen ser mucho más brillantes que los CMYK y también incluyen colores fluorescentes y metálicos. El inconveniente es el coste. El uso de colores Pantone implica la necesidad de imprimir el material en litografía (Litho printing), un proceso que utiliza planchas de impresión aplicadas a rodillos que transfieren la imagen al papel. Para grandes tiradas de 1.000 ejemplares, esto está muy bien. Sin embargo, para tiradas pequeñas no es rentable y la impresión digital es la mejor opción, lo que significa que vuelves al punto de partida.

Impresión Rgb

Dado que la impresión en última instancia es en CMYK, ¿no tendría que convertir finalmente los colores RGB a CMYK? ¿O es que la impresora ni siquiera aceptaría ese color? Entonces, ¿de qué sirve la conversión previa?

No funcionaría para la litografía offset CMYK/Process, ya que se necesitan separaciones CMYK para hacer las planchas de impresión. El trabajo de impresión sería rechazado, y el impresor te pediría que volvieras a hacer el trabajo en CMYK, o te cobraría un extra por la molestia de convertirlo por ti.

Luego, al convertir los colores, puedes (y probablemente lo harás) experimentar con diferentes perfiles. Dependiendo del papel, la máquina de impresión, etc., el resultado puede ser diferente. Tú elegirás lo que mejor te convenga y lo que quieras conseguir.

¿Por qué deberías hacer esto? Porque entonces puedes imprimir Cromalin o «Proof». Algo que mostrará los colores después de la impresión. Esto te ahorrará tiempo y dinero cuando hables con el impresor o cuando hagas una reclamación.

A veces el impresor utilizará perfiles construidos en su RIP. A menudo están configurados para cambiar el CMYK a CMYK de la máquina (por ejemplo, la máquina añadirá un 10% de cian para que el perfil tome ese 10% de las planchas). Desafortunadamente esos perfiles RIP pueden ignorar los colores RGB fuertes (ya que están configurados para convertir sólo CMYK a CMYK). He visto impresiones en las que casi los objetos verdes o azules eran sólo de un gris muy claro.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad