Saltar al contenido

¿Qué se necesita para ser viral?

Vídeo viral

Un vídeo viral[2][3] es un vídeo que se hace popular a través de un proceso viral de compartición en Internet, normalmente a través de sitios web para compartir vídeos como YouTube, así como de las redes sociales y el correo electrónico[4][5] Para que un vídeo sea compartible o difundible, debe centrarse en las lógicas sociales y las prácticas culturales que han permitido y popularizado estas nuevas plataformas, lógicas que explican por qué compartir se ha convertido en una práctica tan común, no sólo cómo[6].

Los vídeos virales pueden ser serios, y algunos son profundamente emotivos, pero muchos más se centran en el entretenimiento y el contenido humorístico. Pueden incluir sketches de comedia televisados, como «Lazy Sunday» y «Dick in a Box» de The Lonely Island, vídeos de Numa Numa[7][8], The Evolution of Dance,[7] Chocolate Rain[9] en YouTube; y producciones exclusivas de la web, como I Got a Crush… en Obama[10]. Algunos sucesos de testigos presenciales también han sido grabados en vídeo y se han «vuelto virales», como la Batalla de Kruger[11].

Un comentarista calificó el vídeo de Kony 2012 como el más viral de la historia[12] (unos 34.000.000 de visualizaciones en tres días[13] y 100.000.000 de visualizaciones en seis días[14]), pero «Gangnam Style» (2012) recibió mil millones de visualizaciones en cinco meses[15][16] y fue el vídeo más visto en YouTube desde 2012 hasta «Despacito» (2017)[17].

Primer vídeo viral

Eso es lo que descubrió Dollar Shave Club cuando lanzó su peculiar anuncio que se hizo viral en YouTube. Ese único vídeo puso a la empresa frente a millones de clientes potenciales que nunca habían oído hablar de ella. Los ejemplos de campañas de marketing viral son infinitos. Pero la pregunta es: ¿por qué algunos contenidos se hacen virales y otros no?

Cuando Dove creó su campaña Real Beauty Sketches, la marca tenía un grupo demográfico específico al que quería llegar. La campaña Beauty Sketches presentaba a un artista forense formado por el FBI que dibujaba bocetos de mujeres reales, no de actrices o modelos pagadas, basándose en sus descripciones de sí mismas. A continuación, el artista dibujaba imágenes de las mismas mujeres basándose en la descripción que le daba un desconocido.

La campaña está dirigida a las mujeres, y toca un tema muy cercano: los problemas de imagen corporal. Al saber exactamente a quién quería llegar, Dove fue capaz de crear una campaña viral que resonó con su grupo demográfico objetivo. Una vez que Dove pudo establecer una conexión con el poderoso mensaje del vídeo, éste empezó a difundirse de forma orgánica porque fue compartido por millones de personas que se relacionaban con las mujeres del vídeo.

Definición viral

Cuando digo contenido viral de Instagram, me refiero a un contenido que hace que la gente etiquete a sus amigos, le dé «like», comente y lo guarde en sus álbumes. El contenido viral de Instagram consigue un compromiso significativamente mayor que el que suelen tener tus publicaciones normales.

Sin embargo, lo más seguro es que puedas eliminar algunas de las conjeturas. Una de las piezas del rompecabezas es el contenido de alta calidad que la gente quiere compartir. En este artículo, exploraremos 3 formas de crear este tipo de contenido viral en Instagram.

En primer lugar, tienes que encontrar publicaciones que hayan tenido éxito y se hayan hecho virales en el pasado. Puedes utilizar ViralFindr o cualquier otra herramienta similar y buscar contenido por hashtags o nombres de usuario. La mayoría de las herramientas de análisis de Instagram también te dan buenas ideas sobre el contenido que es tendencia.

Ten en cuenta que los posts que por su naturaleza son «virales» se vuelven virales. Una foto de un gato bonito o una mesa de desayuno bien diseñada pueden conseguir más «likes» que otras publicaciones menos interesantes, pero no necesariamente se harán virales.

Cuando encuentres algo que es tendencia, haz una búsqueda rápida en Instagram y mira si ese clip o una foto en particular aparece o no. Si no es así, incluso tiene sentido utilizar la misma pieza de contenido. Asegúrate de dar siempre crédito al autor del contenido. Y, si es posible, obtén también su permiso por escrito.

Se va a convertir en viral

Aunque «hacerse viral» es un concepto relativamente sencillo, definir el umbral o punto de referencia para cuando algo se ha «hecho viral» realmente es complicado. Hay una serie de factores controvertidos que hay que tener en cuenta: el número de visualizaciones/compartidos/enlaces, el número de usuarios únicos a los que ha llegado el contenido, el ritmo de consumo del contenido y el tiempo de vida del mismo.

Algunos analistas de datos de vídeo defienden el punto de referencia de 100.000 visualizaciones, ya que el 53% de los vídeos de YouTube tienen menos de 500 visualizaciones, y menos del 1% tienen más de 1 millón de visualizaciones. Por otro lado, algunos analistas sostienen que no se trata del número de visualizaciones o comparticiones que recibe un contenido, sino del ritmo de consumo del mismo. Si recibe 40.000 visitas en 4 horas, pero luego disminuye, podría seguir considerándose «viral».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad